castellano


Gaietà Ripoll




Certificat Apostasia




apostasia Arxiu Ateus carta concordato Debats dios estado laico falso iglesia laica laicidad laicitat lliga mort Novedades tertulia Tertúlies trobades trobades apostasia






Codi etic






Ateus de Catalunya és soci fundador de la AILP


Tertúlia del 18 de abril de 2008 “Nacionalismo y Religión”

Ateus de Catalunya celebró la tertulia correspondiente al mes de abril, que marcó el inicio de un nuevo proyecto de colaboración con la Nau Ivanow que esperamos sea fructífero y que sirva para ofrecer a Barcelona en general y al barrio de la Sagrera en particular una nueva oferta cultural abierta a cuantos quieran participar en ella.

El tema propuesto para esta sesión inaugural, “Nacionalismo y Religión”, era un tema delicado y un reto para los contertulios, porque, al tratarse de cuestiones que afectan a los sentimientos particulares, había que hacer un esfuerzo capaz de obviarlos para que el debate alcanzara la altura deseable.

Y así fue. Se debatió ampliamente y los contertulios expusieron sus diferentes puntos de vista. La magnitud del tema obligó a acotar el concepto de nacionalismo, dejando de lado aquel “nacionalismo” primitivo que ha permitido a algunos autores considerar a Jesús como un nacionalista judío frente a las fuerzas “invasoras” del imperio.

Se acordó, pues, la referencia exclusiva al “nacionalismo” moderno, al que surgió en el s. XIX, caracterizado por dos principios fundamentales: el de soberanía nacional, según el cual la nación es lo que legitima la existencia del estado; y el de nacionalidad, según el cual cada nación debe constituir un estado cuyas fronteras coincidan con las de la nación.

Toda esta concepción es consecuencia de la filosofía derivada de la Ilustración y la Revolución Francesa, a partir de la cual los monarcas dejan de ser las dueñas y señoras de tierras y personas. El poder ya no emana de Dios, sino del pueblo; las personas dejan de ser súbditos y pasan a ser ciudadanos. Queda atrás “l’ancien régime” y aparece el nuevo estado. El nacionalismo moderno surge como consecuencia casi inevitable de la “desfeudalización”.

Sobrevolando todo ese proceso se encuentra la Iglesia, una institución que se desarrolló, creció y arraigó durante el feudalismo y que conserva intacta su estructura. Su propia naturaleza dogmática impide la asunción de la nueva concepción social y tiene que adaptarse como puede a ella si no quiere desparecer. Por eso no hay una sola característica común en su imbricación con los nuevos estados. Algunos contertulios especificaron los casos paradigmáticos de Polonia o Irlanda.

Hubo referencias a diferentes tipos de nacionalismo: centrífugo, centrípeto, económico étnico, romántico, religioso, etc. La riqueza del debate abordó temas como el aprovechamiento político o religioso del sentimiento nacionalista; el nacionalismo religioso en que se debate el Islam y sus consecuencias políticas, etc.

Prácticamente todos los contertulios coincidieron en que probablemente un laicismo de estado sea lo que en el futuro pueda limar todas las aristas que impiden el encaje de la Iglesia en un estado moderno. Por eso se acordó que ese fuera el tema de la tertulia siguiente: “Laicismo”.

Publicat el 6 Mayo 2008 per Padc | Arxivat a Arxiu, Ateus, Tertulias