castellano


Gaietà Ripoll




Certificat Apostasia




apostasia Arxiu Ateus carta concordato Debats dios estado laico falso iglesia laica laicidad laicitat lliga mort Novedades tertulia Tertúlies trobades trobades apostasia






Codi etic






Ateus de Catalunya és soci fundador de la AILP


Presentación

“Ateus de Catalunya” es la primera y única organización reconocida legalmente en nuestro país que desde el respeto a la libertad de pensamiento, a los valores democráticos y a la tolerancia, promueve la difusión del pensamiento ateo, defiende las libertades y los derechos civiles de los ciudadanos con una ética, una moral, unos valores sociales y unas normas de conducta ateas, y lucha por la implantación de los valores laicos en la sociedad.

La nuestra es una asociación independiente, abierta, participativa y sin ánimo de lucro, que respetando escrupulosamente el derecho de todos los hombres a la libertad de conciencia, agrupa a aquellos que consideran que no existe ningún dios, pero que tampoco existe ninguna manifestación sobrenatural en nuestro mundo. Que todo lo que podemos conocer forma parte de la naturaleza y que lo desconocido, el misterio, es solamente fruto de nuestra ignorancia, de nuestras debilidades y de nuestras limitaciones.

Las propias flaquezas llevan con frecuencia al hombre a imaginar que hay realidades inalcanzables, a desear seguir viviendo después de la muerte, a buscar alguna protección cuando siente frío o temor, y a esperar una concesión misericordiosa cuando padece hambre o cuando el peso de la responsabilidad sobre los hombros supera la propia capacidad de sufrimiento. Esta actitud puede ser comprensible, pero nosotros creemos que afrontar la realidad con determinación es un signo de madurez y de responsabilidad, y que el reconocimiento de que no hay nada más allá es una obligación inexorable que debemos de ser capaces de asumir para hallar la fuerza necesaria que nos permita trabajar cada día en la construcción de un futuro mejor para nosotros y para nuestros hijos. Pensamos que ésta tiene que ser la verdadera fuerza que nos de coraje para no rendirnos en los momentos difíciles y para no sentarnos a esperar ingenuamente ayudas externas, y no la posibilidad de otra vida, que no existe, y que solamente es una trampa para conseguir la obediencia y la sumisión fiel de aquellos que caen en este engaño. La religión obliga a creer, a tener fe y a renunciar a la propia libertad. La religión no nos libera, nos vuelve sumisos y nos convierte en esclavos.

Sin embargo nuestro objetivo no es imponer una doctrina. El ateísmo no es otra religión. Lo que pretende el pensamiento ateo es llegar a comprender el mundo tal como es en realidad, descubrir como funciona y como podemos utilizar los nuevos conocimientos en beneficio del hombre, manteniendo un equilibrio justo para que el mundo nos pueda seguir soportando sin que un día acabe por transformarse en un paraje yermo y estéril que no permita acoger más la vida.

Los ateos pensamos que la nuestra es una visión del mundo positiva, una visión que puede ayudar al hombre a construir un modelo mejor de sociedad, porque al no dejar ningún lugar donde esconderse, al no haber ninguna mano adonde ir a mendigar, no permite rehuir nuestra responsabilidad aplazando hasta otra vida la realización de nuestro proyecto. No hay nada que podamos hacer después de la muerte. Lo que queramos hacer debemos hacerlo aquí y ahora o aceptar que no lo haremos nunca. El ateísmo no nos deja otra alternativa que esforzarnos para resolver nuestros problemas aquí, en la Tierra, los problemas del hombre, de la vida, completamente solos.

Esto no significa que tengamos que vivir aislados en un mundo insolidario, sino todo lo contrario, porque cuando nosotros decimos solos estamos diciendo unidos. Estamos diciendo que la única ayuda que podemos realmente esperar es la de nuestro propio esfuerzo y la del de nuestros semejantes, que si todos somos conscientes de ello, en lugar de creer que podemos ser alcanzados, nosotros sí, por la mano de la divina fortuna para escapar de las dificultades, de las penalidades de la vida, entonces estaremos quizá más dispuestos a colaborar para resolver juntos nuestros problemas comunes, para superar solidariamente nuestras dificultades individuales. No hay ningún dios que nos escuche ni que responda a nuestras oraciones. Solamente el hombre puede escuchar y ayudar al hombre. La única esperanza que podemos esperar es la de nuestros semejantes.

Lo que ofrecemos los ateos es una visión del mundo más objetiva y sin prejuicios que nos permita liberar nuestras mentes de las cadenas que impiden el progreso de la sociedad, que nos ayude a dejar atrás el lastre de las viejas ideas, caducas y represivas, defendidas durante siglos y siglos de intolerancia en nombre de dioses y de intereses inconfesables, y que nos permita poner de una vez los cimientos para la construcción entre todos de un hombre nuevo, libre de la tutela divina, más responsable y comprometido con él mismo, con la naturaleza y con la sociedad de la que forma parte, un hombre que en definitiva pueda llegar el día de mañana a ser realmente más feliz.

“Ateus de Catalunya” es una asociación reconocida legalmente desde 1994, que está inscrita en el registro de asociaciones de la Generalitat de Catalunya con el número 16.480. Mantiene relaciones de cooperación con organizaciones y colectivos que promueven el ateísmo y el laicismo en nuestro país, así como con las principales asociaciones de ateos de otros países.

Puedes visualizar el tríptico, imprimirlo o guardarlo en tu ordenador