Ateus de Catalunya

 

En memoria de Giordano Bruno, víctima de la intolerancia religiosa

 

El día 17 de febrero se cumplirá el 400 aniversario de la muerte de Giordano Bruno a manos del Santo Oficio en el Campo di Fiori de Roma. Bruno fue quemado vivo en la hoguera por sostener opiniones muy poco ortodoxas para la época sobre la naturaleza del mundo, pues defendió la teoría copernicana, postuló la existencia de infinitos universos e identificó a la propia naturaleza con dios, sentando las bases filosóficas del panteísmo moderno, negando los misterios de la Encarnación y de la Trinidad, y llegando a sugerir que Jesucristo pudiera haber sido un mago. Se cuenta que cuando estaba a punto de morir abrasado un monje le ofreció besar un crucifijo y que él giró la cabeza con rabia respondiendo que moría como un mártir y que su alma volaría al paraíso junto a las llamas de la pira.

Ahora aprovechando la excusa del jubileo y para ofrecer una imagen conciliadora y tolerante la iglesia católica, con el Papa Wojtila al frente, se apresta a lavar su imagen y a reconocer con matices el error que en su día cometió. En palabras pronunciadas hace pocos días por el cardenal Poupard (presidente del Consejo pontificio de la Cultura) esa condena “es una acción de la que la Iglesia se arrepiente pidiendo perdón a Dios y a todos los hermanos”. Una disculpa que no supone la rehabilitación, pues para la iglesia Bruno sigue siendo un inconformista orgulloso y un hereje impenitente.

En efecto, Giordano Bruno no fue un ateo, pero sí un hereje en el sentido más estricto del término, pues partiendo del seno de la propia iglesia (fue monje dominico) sus tesis constituyeron una desviación radical de la doctrina establecida. Por esa razón nosotros no compartimos muchas de sus afirmaciones, pero sí defendemos su derecho a sostenerlas. El derecho a discrepar de las ideas, en especial cuando las impulsa el viento del conocimiento es un principio fundamental incuestionable para el respeto del individuo y para el progreso de la sociedad. Nosotros no afirmamos aquí que sus ideas fueran acertadas ni que fuesen por completo erróneas, no es este el lugar ni el objeto de la discusión. No fue quemado por acertar o por equivocarse en sus opiniones, sino por atreverse a discrepar de la fe oficial, por atreverse a discrepar de la doctrina que la todopoderosa iglesia católica imponía durante el renacimiento como la única y verdadera.

En este sentido Giordano Bruno fue un precursor de la lucha por la libertad de pensamiento. Luchó por defender sus ideas en un entorno hostil dominado por el omnímodo poder de la iglesia y ello le costó la vida. Pero su integridad y valor en la defensa de sus opiniones le han convertido en un símbolo de la lucha y la resistencia contra la intransigencia y la intolerencia religiosas, y por ello se merece nuestro respeto y nuestro más profundo reconocimiento. Por ello debemos considerar a Giordano Bruno como un mártir de la intolerancia.

Cuatro siglos después la iglesia católica se arrepiente de haberle mandado a la hoguera, pero reafirma que no puede admitir sus ideas, por lo que no será rehabilitado, y sugiere que en parte murió por su propia obstinación. Es una curiosa forma de disculparse. Comprendemos que la iglesia católica no vaya a estas alturas a aceptar las afirmaciones de Bruno, contrarias a su doctrina, pero sí exigimos todo el respeto para la memoria de un hombre que en el momento de su muerte se enfrentó con orgullo y hasta con desprecio a sus asesinos proclamando que él era “enemigo de toda ley y de toda fe”.

Por ello recordamos al Papa Wojtila que si la iglesia católica pretende una sincera reconciliación con la sociedad y con las víctimas de tantos errores no puede limitarse sencillamente a aparecer el próximo día 12 de marzo, Miércoles de Ceniza, a pedir perdón desde la basílica de San Pedro escoltado por sus cardenales y obispos tal como tiene programado, porque ese sería un acto demasiado fácil que no comportaría ninguna reparación.

En su lugar instamos al Papa a realizar un verdadero acto público de desagravio a Giordano Bruno y a todas las víctimas de los crímenes cometidos en nombre de dios por la iglesia y por la inquisición, depositando el día 17 de febrero un ramo de flores y colocando una placa conmemorativa a los pies de la estatua de Giordano Bruno que en 1889 se levantó en el Campo di Fiori a instancias de algunos intelectuales y del clamor popular, a pesar de la oposición y la condena del Papa León XIII y del Vaticano. Una placa que reconozca los errores cometidos por la iglesia a lo largo de los siglos y que demuestre una sincera voluntad de evitar que en el futuro puedan volver a reproducirse; aceptando, respetando y protegiendo el derecho de los individuos a pensar diferente, aunque discrepen de nuestras propias opiniones. Una placa que deje grabado en el recuerdo de las generaciones venideras cómo el fanatismo y la intolerancia utilizados de forma partidista e interesada, pueden llevar a cometer los actos más viles y reprobables de que es capaz la naturaleza humana. Un símbolo que recuerde unos hechos que no deberían volver a suceder jamás.

A estas alturas, después de 400 años de persecución, creemos que un acto así sería la única posible reparación que la iglesia católica podría ofrecer a la memoria de Giordano Bruno, que también fue perseguido por luteranos y calvinistas.

Y que nadie se confunda, porque no hay muerte justa por razón de ideología.

Ateus de Catalunya

Ateus@yatros.com

 

Animamos a todos los ateos y librepensadores a enviar copias de esta carta o de otras similares antes del día 17 de febrero de 2000 a medios de comunicación, partidos políticos y diócesis religiosas, en señal de protesta y repulsa por el asesinato de Giordano Bruno a manos de la Inquisición hace 400 años, y a la instrumentalización del aniversario de su muerte por parte de la iglesia católica.

 


Información sobre los actos conmemorativos de la muerte de Giordano Bruno.

Comitato Nazionale per la cellebrazione del IV centenario della morte de Giordano Bruno:

http://www.giordanobruno.org/

http://www.giordanobruno.org/Altre%20iniziative.htm

 

Associazione Campo de’ Fiori 2000:

http://www.upter.com/Bruno.htm

 

400th anniversary of Giordano Bruno’s death:

http://www.agora.stm.it/anlp/gbs119.htm

 

Associazione Nazionale del Libero Pensiero:

http://www.agora.stm.it/anlp/home.htm

 

Centro Internazionale di Studi Bruniani (CISB)

Istituto Italiano per gli Studi Filosofici:

http://www.giordanobruno.it/indice.htm

 

 

Otras informaciones recientes aparecidas en la prensa

 

El País 4/2/2000

http://www.elpais.es/p/d/20000204/sociedad/bruno.htm

 

La Vanguardia 6/2/2000

http://www.lavanguardia.es/cgi-bin/hrp_cc1_new?dia=06_02&link=sb0607a&sec=dom

 

http://www.lavanguardia.es/cgi–bin/hrp_cc1_new?dia=17_02&link=vb1734d&sec=cul&wt=noticia.pla

 

http://www.lavanguardia.es/cgi–bin/hrp_cc1_new?dia=18_02&link=vb1836b&sec=cul&wt=noticia.pla

 


 

*PÀGINA PRINCIPAL *QUI SOM *NOTÍCIES I ARTICLES *CAMPANYES *TEXTOS LEGALS I ALTRES DOCUMENTS *BIBLIOTECA *ENLLAÇOS I ALTRES ADRECES D'INTERÈS *CONTACTA AMB NOSALTRES

 

 

©Ateus de Catalunya

Apartat de Correus núm. 13.112

08080-Barcelona

info@ateus.org

http://www.ateus.org