ATEUS DE CATALUNYA

Ciencia sin barreras ideológicas

 

Juan Carlos Izpisúa

Director del Laboratorio de Expresión Genética del Salk Institute for Biological Studies de San Diego, California (EUA).

La ciencia se basa en hechos, en datos objetivos que pueden medirse y contrastarse. La opinión que la sociedad tiene de los avances científicos, sin embargo, se encuentra en ocasiones altamente influida por creencias morales y religiosas y por ideologías políticas. Por eso en ocasiones surgen conflictos entre la ciencia y la sociedad, normalmente debidos a una falta de comunicación, pero a veces azuzados por intereses gregarios, confesionales o partidistas, en cualquier caso ajenos a la naturaleza del debate y al sentir mayoritario de la sociedad. En tanto en cuanto la ciencia es parte de la sociedad y trata de resolver los problemas que a ésta le atañen, es importante analizar y separar con cuidado los hechos objetivos relacionados con un tema científico de los intereses meramente ideológicos.

Un hecho indiscutible es que los avances científicos de los últimos dos siglos han tenido como consecuencia un avance espectacular en el conocimiento de nosotros mismos y de nuestro entorno, que ha conducido a una mejora sustancial de la calidad de vida de los seres humanos. Este conocimiento ha sido aplicado en numerosas ocasiones para mejorar nuestras condiciones de vida y, en particular, para combatir las enfermedades que padecemos.

Otro hecho reconocido (a la vez que preocupante) es que las grandes revoluciones científicas se han enfrentado generalmente con la opinión establecida. Esto ha supuesto desde la incomprensión y marginación de los avances hasta la condena e incluso ejecución de los científicos 'subversivos', dependiendo del grado de libre pensamiento de la sociedad en cuestión. Ejemplos que están en la mente de todos son los de Galileo, Darwin o Servet, por citar casos extremos, pero también las polémicas creadas tras el nacimiento de la ingeniería genética o de la reproducción asistida humana, como casos más cercanos al tema que nos ocupa.

La revolución biomédica que le está tocando vivir a la sociedad actual no es otra que la de la utilización de células madre como posible tratamiento de enfermedades humanas. Los datos objetivos de que disponemos indican que aún estamos lejos de un escenario idílico en que enfermedades como la de Parkinson, la diabetes, el cáncer, la esclerosis múltiple o la insuficiencia cardiaca se conviertan en un mal recuerdo de nuestros antepasados, como las epidemias de peste o la viruela. Pero estos datos también nos muestran que no estamos desencaminados: que estas técnicas funcionan para curar animales de laboratorio y que los primeros resultados obtenidos con células humanas (auque todavía bastante preliminares) apuntan a que podrían ser utilizadas con éxito en pacientes.

La enorme promesa que encierran las células madre embrionarias hace que el avance en este tipo de investigaciones sea imparable. Y éste es otro hecho incontestable. Basta mirar a nuestro alrededor para darse cuenta de que algunos de los países más avanzados científicamente de nuestro entorno, como el Reino Unido y Suecia, no sólo permiten estas investigaciones, sino que las están fomentando de forma especial. A ellos se ha unido recientemente el Estado líder de la ciencia estadounidense, California, y es previsible que lo hagan en breve otros estados y naciones con visión de futuro.

Frente a estos hechos incontestables, el Gobierno español ha manifestado su intención de prohibir la investigación en células madre embrionarias. Los argumentos utilizados, en lugar de estar fundamentados en hechos objetivos, ya sean científicos o éticos, son meramente ideológicos, cuando no erróneos o sencillamente falsos. Como botón de muestra baste recordar algunas de las recientes declaraciones de nuestros gobernantes refiriéndose a la irresponsabilidad y a los riesgos de permitir destruir vidas humanas para investigación. Con ello se intenta confundir la destrucción de un feto implantado en el seno materno con la utilización de embriones que, en cualquier caso, van a ser eliminados.

Puesto que se está pidiendo que se permita investigar con embriones que nunca van a ser implantados, y que, por tanto, nunca van a continuar su desarrollo vital, uno se pregunta qué vida están intentado proteger de esta forma nuestros gobernantes.

Otro argumento utilizado es proponer que existen alternativas a la investigación en células madre embrionarias, y se citan las células madre adultas, cuando los propios científicos que trabajan exclusivamente en células madre adultas han sido los primeros en proponer que ambos tipos de investigación han de desarrollarse paralelamente.

En el estado actual de nuestro conocimiento, proponer que se abandone la investigación en células madre embrionarias a favor de las adultas supone un elevado grado de irresponsabilidad para los millones de pacientes que podrían beneficiarse de estas técnicas, máxime cuando en estos momentos los principales esfuerzos que se están realizando en el campo de las células madre adultas se dirigen a demostrar su existencia.

Algunos miembros del Gobierno han argumentado que la investigación sobre células madre embrionarias no se debe ni plantear, ya que no existe consenso entre los científicos sobre su utilidad. Esto es sencillamente falso, a la par que cínico. En la historia de la ciencia no se recuerda ninguna otra polémica en la que la voz de los científicos se haya alzado de forma tan unánime y rotunda para pedir el apoyo público. Cientos de cartas, manifiestos y peticiones han sido enviadas a los gobernantes de multitud de países (España incluida) suscritas por los científicos más destacados de los mismos, pidiendo que se fomente la investigación sobre células madre embrionarias humanas.

La responsabilidad del científico es hacia la ciencia y hacia la sociedad, respaldando siempre su actividad con datos objetivos y contrastables. La responsabilidad de nuestros gobernantes incluye la gestión y reparto de los recursos de forma equitativa y eficaz para que estas actividades (como cualquiera otra de nuestra esfera cotidiana) se puedan llevar a cabo y reviertan en el beneficio general de la sociedad. En el caso concreto de la gestión y promoción de la ciencia en España, es evidente que los diferentes gobiernos han suspendido la asignatura de la política científica. La ciencia española presenta un atraso secular, y únicamente gracias al esfuerzo individual de científicos excepcionales se ha conseguido situar a España de forma puntual en el mapa científico internacional.

Nuestros representantes políticos se enfrentan en estos momentos a un inmejorable cúmulo de circunstancias para hacer que la ciencia española dé un salto cualitativo. Por un lado, las células madre representan la revolución biomédica de este siglo, a la que tarde o temprano tendremos que unirnos. Por otra, España cuenta con una generación de científicos extraordinariamente preparados, que están esperando una oportunidad para abordar con garantías de éxito este tipo de investigaciones, tanto desde el punto de vista básico como aplicado. Dar un paso de esta magnitud es indudablemente complejo y requiere una clara visión de futuro, una decidida voluntad política y una gran dosis de coraje, o, en palabras de Jonas Salk (creador de la vacuna de la polio, que ha salvado millones de vidas humanas), 'la esperanza de erradicar la enfermedad yace en los sueños, en la imaginación y en la valentía de aquellos que se atreven a convertir los sueños en realidad'. Corresponde ahora a nuestros representantes políticos, basándose en hechos objetivos, apoyar de manera responsable la investigación en células madre embrionarias humanas y dejar de utilizarlas, basándose en creencias morales y religiosas, como arma arrojadiza entre las diferentes ideologías políticas.

© Artículo publicado originalmente en el diario El País. Reproducido con autorización personal del autor.


PÀGINA PRINCIPAL

 ©Ateus de Catalunya

Apartat de Correus núm. 13.112

08080-Barcelona

info@ateus.org

http://www.ateus.org