ATEUS DE CATALUNYA

John Cornwell

El Papa de Hitler

Editorial Planeta

La biografía de Cornwell sobre Pío XII es en realidad la crónica de un desengaño. El propio autor nos cuenta en el prefacio cómo decidió abordar la investigación sobre la vida de Eugene Pacelli ante las críticas vertidas contra él por su ambigua actitud durante el holocausto. Cornwell confiesa que estaba entonces convencido de que valorando la trayectoria vital de Pacelli en su conjunto éste quedaría exhonerado de cualquier posible acusación.

Pero una exhaustiva investigación que incluyó visitas a los archivos vaticanos, donde tuvo acceso a materiales reservados recopilados para el proceso de beatificación de Pacelli y a documentos inéditos de la Secretaria de Estado, le llevó, muy a su pesar, a confirmar en lo fundamental las tesis propuestas por Rolf Hochhuth en su obra El Vicario, publicada en 1963 —llevada recientemente al cine por Costa-Gavras con el título de Amén— que en lo fundamental dejaban en entredicho la sensibilidad del Papa ante el sufrimiento judío, y llevaban a plantear la decisiva aunque acaso insconsciente connivencia de “l’ultimo Papa” —como Pacelli fue conocido por muchos católicos en su época— con una de las mayores atrocidades de la historia de la humanidad.

Pacelli inicia su trayectoria como un brillante sacerdote dentro de una Iglesia en crisis, acosada por el rechazo a la modernidad y la pérdida del poder temporal. En la atmósfera posterior al I Concilio Vaticano se dedicará con abnegación a luchar para preservar y aumentar el poder temporal de la Iglesia, participa en la elaboración del Código de Derecho Canónico y asume responsabilidades a medida que asciende en el escalafón de la diplomacia vaticana hasta convertirse en nuncio papal en Alemania. Allí vuelca todas sus energías en la obtención de un Concordato que llegará en 1933 de la mano de Hitler, con Pacelli ya como Secretario de Estado. Para lograrlo sacrificará el catolicismo político alemán dejando expédito el camino para la ascensión al poder del nazismo. Finalmente será coronado Papa en 1939, en vísperas del inicio de la II Guerra mundial.

Su visión de la diplomacia como herramienta para aumentar la influencia de la Iglesia, su profundo antijudaísmo, heredado de la ancestral animadversión de la Iglesia hacia los judíos —los “obstinados” asesinos de Cristo—, y el temor casi enfermizo al comunismo ateo le llevarán a aliarse con el diablo nazi —y otros fascismos— y le harán incapaz de adoptar, ya durante su “reinado”, un compromiso decidido en defensa de los oprimidos, de los judíos, en su siniestro camino hacia el crematorio. Pacelli dedicó toda su vida a la piedad y al servicio del poder de la Iglesia, pero de una Iglesia anclada en el pasado que no supo sobreponerse a las dificultades de su época y acabó siendo cómplice de algunos de los acontecimientos más negros y oscuros de nuestra reciente historia.


PÀGINA PRINCIPAL

©ATEUS DE CATALUNYA

Apartat de Correus núm. 13.112

08080-Barcelona

info@ateus.org

http://www.ateus.org

Tel. 696.505.636